Bastó que anoche un grupo de personas que vive en el sector de Potrero Grande amenazara con cortar el camino para que la autoridad suspendiera la quema de residuos que en estas fechas del año las empresas realizan. Los vecinos reclamaron que el humo se podía ver desde varios kilómetros y que estaba afectando la calidad de vida de las personas, especialmente, niños y adultos mayores.

Medida

Ante la presión ciudadana, la gobernadora, Macarena Pons, anunció la suspensión de esa actividad, la cual estaba siendo realizada por la empresa Arauco, la cual recordó que desde los años 80 están autorizados para hacerlo. Además, había una empresa en Romeral que también estaba afectando el ambiente en el sector precordillerano de la provincia.


Publicar un comentario

 
Subir