Estaba todo previsto para que el Ministerio Público y la defensa del denominado “Brujo de Licantén presentarán ayer, a mediodía, las pruebas para el esperado juicio oral en lo penal que se llevará a cabo en Curicó próximamente donde se espera esclarecer qué pasó el verano del año pasado cuando José Navarro desapareció con una menor de 11 años y por lo cual está formalizado por lesiones graves contra el abuelo de la niña, sustracción de la menor y abuso sexual impropio. La espera se prolongará, pues la parte querellante presentó un certificado médico por problemas que tenía la pequeña protagonista de esta confusa historia.

 
Reconstitución de escena

El abogado del imputado, Jorge Arroyo, informó que la audiencia quedó fijada para el martes 30 de julio, a mediodía. El profesional insistió en que pedirán que se realice la reconstitución de escena cuando su defendido y la niña huyeron y se escondieron por una semana en los cerros de Licantén. El abogado dijo que se debe aclarar qué pasó ese día, no olvidando de que José Navarro ha afirmado que es inocente y que se fue con la niña a petición de ésta porque temía que su abuelo le hiciera daño porque sabía que traficaba droga en la costa curicana. Denuncia que a los pocos meses se confirmó con la detención y formalización de los abuelos de la menor, entre otros familiares.


Publicar un comentario

 
Subir