Después de casi una semana de juicio, en las próximas horas el Tribunal Oral en lo Penal de esta ciudad dará a conocer su veredicto sobre la participación de José Navarro Labbé en tres ilícitos que formalizó en su contra el Ministerio Público. El denominado “Brujo de Licantén” arriesga casi 19 años de cárcel por los delitos de lesiones graves (800 días), además de la sustracción de la menor (12 años) y el abuso sexual impropio (cinco años y un día). El fiscal Andrés Gaete ha señalado que cuentan “con prueba testimonial, documental, evidencias y también prueba científica” para acreditar la culpabilidad del acusado, mientras que la defensa insistió en que pretende la absolución de su representado, quien habría actuado protegiendo a la menor, con quien estuvo desaparecido en los cerros de la costa curicana por varios días durante el verano de 2018. Este juicio no ha estado ajeno a las protestas registradas en el país y que han convulsionado casi todos los quehaceres de la nación. De hecho, algunos testigos tuvieron que declarar por video conferencias ante la imposibilidad de poder trasladarse a la puerta norte del Maule
Reserva
No hay que olvidar que se determinó aplicar restricciones a los medios de comunicación para resguardar la integridad de la niña envuelta en este mediático caso. De hecho, en la primera audiencia solo se autorizó a grabar los alegatos de apertura y ahora el esperado veredicto. Varios han sido los testigos y medios de prueba que han mostrado en estrado tanto la Fiscalía, la parte querellante y la defensa. Uno de los delitos más graves tiene relación con el de carácter sexual. En ese punto, testimonios de doctores y peritajes científicos  serán claves para determinar el futuro judicial de José Navarro Labbé, quien desde un principio se ha declarado inocente de los cargos que se le imputan. El denominado “Brujo de Licantén” ha tenido que ser trasladado todos los días de juicio desde la cárcel de Rancagua, donde cumple la prisión preventiva.



Publicar un comentario

 
Subir