Con el paso de las horas se está esclareciendo cómo sucedió este incidente en la principal carretera del país por donde pasaba un vehículo con uniformados con destino al norte la noche del lunes recién pasado. Por lo pronto, a disposición de la justicia será puesto en las próximas horas el funcionario del ejército involucrado en la muerte de un joven, de 25 años, identificado como José Miguel Uribe, quien perdió la vida cuando recibía atención de urgencia en el hospital de la ciudad.
En un primer momento, las autoridades políticas y policiales no podían emitir mayores comentarios sobre lo acontecido, pues el fiscal de turno les solicitó reserva del tema para no entorpecer la investigación. La mañana de ayer la cosa quedó más clara con la intervención del fiscal regional, Julio Contardo, quien confirmó la tesis preliminar que hablaba de un disparo de un uniformado, el cual se entregó a la policía.  "Uno de sus integrantes habría sido el autor del disparo que posteriormente ocurrido aquel suceso se entregó en la tenencia de Carabineros próxima al lugar de los hechos. Se encuentra detenido y va a ser puesto a disposición del Tribunal de Garantía", apuntó.


Otro detenido

La autoridad del Ministerio Público se refirió también a otro ataque a balazos que terminó con otras dos personas heridas. "El autor también ha sido identificado en el trabajo desarrollado por la Policía de Investigaciones a cargo del mismo fiscal", indicó. En ese contexto, Julio Contardo puntualizó que los "hechos son absolutamente aislados y no tienen relación alguna con el otro". Este segundo hecho fue protagonizado por un civil, el cual abrió fuego para evitar que saquearan un supermercado en el sector de la alameda Manso de Velasco. Producto de lo anterior se registraron dos jóvenes lesionados, pero fuera de riesgo vital. Se trata de Nicolás Francisco Espinoza Rojas, de 23 años (herido en muslo izquierdo) y Ricardo Andrés Solís Opazo, de 26, baleado en el brazo izquierdo.
Ambas personas que hicieron uso de sus armas de fuego se encuentran detenidas en el cuartel de la Policía de Investigaciones de Curicó, el cual ha tenido un refuerzo en sus medidas de seguridad. Desde esa unidad policial saldrán ambos acusados para ser formalizados.


"El asesinó porque se sintió con poder"

Hasta el Servicio Médico Legal llegaron los familiares y amigos de la  víctima fatal. Su padre, Nelson Uribe, se mostró muy dolido por la muerte de su hijo y rechazó el uso de las armas por, a su juicio, gente inexperta. “Lo que él hizo fue un asesinato, no tiene otro nombre. El asesinó porque se sintió con el poder y por eso lo hizo y el poder se lo dio otro y ese debería pagar”, indicó.  A pesar de que el uniformado está detenido,  no cree mucho en el trabajo de los tribunales. “Le apuesto que como está la justicia, ese compadre va a salir caminando por ahí. Dios es grande y no castiga a palos y algo va a pasar. Yo pienso que lo van a dejar el libertad”, apuntó. Este padre de familia justificó la presencia de su hijo en las protestas, pues estaba en todo su derecho. “Quiso ir a manifestarse como cualquier persona de este país. Había formado su familia, él quería tener su casa, quería tener todas sus cosas, estaba surgiendo, estaba  saliendo adelante y le estaba funcionando”, acotó.






Publicar un comentario

 
Subir