En dependencias del Regimiento de la Policía Militar de Santiago quedó bajo prisión preventiva Juan Carlos Jesús Reyes Araneda, de 24 años, cabo segundo del Ejército, quien fue formalizado por el delito de homicidio por ser, presuntamente, el autor de un disparo que costó la vida a José Miguel Uribe, de 25 años, en un hecho registrado a la altura del kilómetro 187 de la Ruta 5 Sur, la noche del lunes pasado, en medio de las protestas sociales que afectan a todo el país. La medida cautelar se fundamentó en que el imputado es un peligro para la seguridad de la sociedad y se extenderá durante los cinco meses establecidos para la investigación. En la audiencia, se especificó que la víctima murió de un balazo a la altura del tórax por una bala que atravesó su cuerpo.



"Munición de guerra"

El fiscal Jaime Rojas señaló que el militar percutó dos disparos. "Una con munición de fogueo o salva y otro con una munición de guerra, la cual habría impactado a la víctima que fallece a los pocos minutos en el lugar", apuntó. El profesional del Ministerio Público puntualizó que hay  evidencias de ese actuar como las "vainillas que se encontraron, los casquillos de las armas que se utilizaron y la propia declaración del grupo de militares que estaban en el lugar, que eran ocho en total. Según el persecutor, el acusado actuó de manera desproporcionada, pues en ningún momento estuvo en riesgo su vida y tampoco hay daños de importancia en el bus que se trasladaban los uniformados. Además, que actuó sin un marco legal que los respaldará, pues en Curicó no hay estado de excepción.



"Disparó al aire"


El jefe de la unidad de estudios de la Defensoría Regional del Maule,  Rodrigo Flores, afirmó que el militar reconoce que disparó, pero que lo hizo al aire. Por tal motivo, sería inocente de este crimen en la vía pública. "Él indica que disparó la bala de salva y que cuando  vio que no se disuadía el grupo sintió temor y efectivamente disparó hacia el aire la munición de guerra ", contó. El profesional apuntó que la herida mortal  no es compatible con un armamento de guerra, por lo cual esperan demostrar con nuevas diligencias balísticas y también con una reconstitución de escena. "Lo que sostenemos es que hay evidencias científicas de cuáles son  los efectos que se producen con ese tipo de munición  en el cuerpo de una persona y  la verdad es que las evidencias que hay en la autopsia no son concordantes", indicó. En la audiencia la defensa presentó un video donde se trata de explicar que el balazo mortal se habría producido cuando los militares ya habían dejado el lugar del hecho. La tesis de la defensa del militar formalizado es que desde otro vehículo, una camioneta de color rojo sin patente, desconocidos habrían matado al joven curicano.










Publicar un comentario

 
Subir