Más verso que soluciones concretas dejó la visita que realizó esta tarde el  Jefe de Estado al sector de Potrero Grande de Curicó, uno de los puntos afectados por los siniestros forestales en la provincia junto a la zona de Agua Fría de Molina. El Presidente Sebastián Piñera no señaló nada nuevo. "Han sido muy voraces, han destruido mucho bosque. De hecho, hay 11 mil hectáreas comprometidas. La reacción que hemos tenido es poner todo los recursos disponibles para poder apagar estos incendios", acotó.


Segunda etapa

Según el Mandatario, el incendio está básicamente contenido, pero todavía dos focos que se deben apagar. " Luego viene la segunda etapa que es ayudar a que el bosque quemado pueda renovarse y para eso hay que hacer tratamiento para que entre la luz y ojalá llegue el agua y también ayudar a las personas que han sido damnificadas", apuntó.






Publicar un comentario

 
Subir