Por ser un peligro para la seguridad de la sociedad quedó tras las rejas Matías Nicolás Lagos Jara, de 20 años, quien está acusado de matar a un joven malabarista y de herir gravemente a otras dos personas la noche del miércoles pasado en el sector del óvalo de la alameda Manso de Velasco de Curicó tras una tocata homenaje a José Miguel Uribe, asesinado el 21 de octubre del año pasado, en la Ruta 5 Sur, en el marco del estallido social.

Tras las rejas

El fiscal Jaime Rojas afirmó que el imputado fue formalizado “por homicidio consumado respecto de la víctima que falleció en el lugar de los hechos y el delito de homicidio frustrado respecto de otra de las víctimas que sufrió lesiones”. Puntualizó que el Tribunal de Garantía acogió sus argumentos para que se decretara la prisión preventiva del joven “okupa” detenido en los hechos. “Atención a las pruebas aportadas por el Ministerio Público, básicamente consistentes en el informe de autopsia de la víctima, el informe de lesiones de la otra víctima y la constancia de que ambas fueron producto de arma blanca”.

Diligencias

El profesional agregó que fue importante además el testimonio de uno de los heridos “que está con lesiones graves que da cuenta de la dinámica de la ocurrencia de los hechos y la participación activa que tuvo en los mismos el imputado”. Jaime Rojas contó que el tribunal determinó un plazo de investigación de cuatro meses debido a que aún hay algunos detalles que aclarar en este caso que conmocionó a la comunidad. “Se encuentran diligencias importantes de investigación, básicamente que son los peritajes que ya están solicitados”, acotó.



 

Publicar un comentario

 
Subir