Siete brigadistas de una empresa privada fueron formalizados por su responsabilidad en distintos focos de incendios forestales que consumieron más de 15 mil hectáreas de bosque cercanas al parque nacional Radal Siete Tazas de Molina, entre enero y abril del año pasado. 

De los acusados, tres quedaron en prisión preventiva, dos con arresto domiciliario y otros dos quedaron sin medidas cautelares, pues cooperaron en la investigación.

Por dinero

La fiscal Mónica Barrientos señaló que se "estableció que existe un interés económico detrás de todo esto, lo que hace más deleznable el hecho que ya es reprochable en sí. Puntualmente era la obtención de ganancias económicas a fin de tener reconocimientos para ser contratados en otras brigadas y también para recibir el pago de horas extras por el trabajo realizado".






Publicar un comentario

 
Subir