El susto de su vida vivió una vecina luego de recibir una descarga eléctrica desde el medidor que se encuentra instalado al exterior de su casa ubicada en calle 9 del conjunto habitacional Valles de Santa Fe.

En contacto con nuestro medio, la afectada, Erika Rojas Moraga, contó que el accidente se registró la tarde del pasado jueves 8 de abril, alrededor de las 17:50.  “Me vino a avisar mi vecino de la casa de al lado de que se había desprendido el tubo o bastón contenedor del cable del medidor que va conectado al poste. Salí a verificar y, efectivamente, quedó colgando en su reja, con cables expuestos y sin recubrimiento”, apuntó.

La mujer señaló que, inmediatamente, llamó a la empresa CGE al 800 800 767 sin éxito, ya que se cortaba la llamada. Llamó a su hijo mayor para que intentara desde su trabajo y tampoco se pudo comunicar.

Accidente

Erika Rojas salió a contarle lo sucedido a su vecino y ocurrió la descarga eléctrica. “Sin percatarme que el cable estaba en la calle muy bajo, pasando una micro intercomunal, arrasando el cable, desprendiendo el medidor. En ese momento, estaba ahí y sentí un golpe fuerte en mi brazo izquierdo, nada más que eso”, indicó. La mujer agregó que la descarga la lanzó hacia atrás, “me miró el brazo porque me ardía, era como un dolor muy fuerte, como si me hubiesen puesto un palo o un combo en el brazo”.

La vecina sostuvo que luego cruzó el vecino de al frente, que tiene un negocio, y donde las cámaras de seguridad captaron todo lo sucedido. Al ver el material audiovisual, la víctima reconoció que la sacó barata. “Hubiese pasado a mayores si no hubiese andado con zapatos o hubiese estado afirmada en el fierro de la reja porque yo estaba apoyada en la madera”, acotó.

Negligencia

Erika Rojas volvió a llamar a CGE para informar que con el accidente se había quedado sin suministro eléctrico y le dijeron que en cuatro horas más irían a su vivienda. “Vivieron, pero los que arreglan los postes (porque quedaron varios cables en el suelo), salí y le dije a los chicos de CGE que qué pasaba con mi medidor y que casi me electrocuto y solo me dijeron que me iban a hacer un arreglo provisorio”.

La vecina de Santa Fe aseguró que estamos ante “una negligencia grande porque el bastón se soltó de la casa, de afuera. Ellos al verlo, tienen que hacer una mantención y atender el llamado que uno hace. Si hubiesen venido antes, a lo mejor no me hubiese pasado el golpe en el brazo”.

Publicar un comentario

 
Subir