El servicio policial se llevó a cabo en un paradero de la locomoción colectiva ubicado en la ruta J-830, en el sector de Aquelarre. En ese lugar, funcionarios del retén de esa localidad encontraron a la madre y sus dos pequeños, quienes soportaban a duras penas las bajas temperaturas en la costa curicana.

El jefe de la Segunda Comisaría de Carabineros de Licantén, mayor Luís Avilés, destacó el procedimiento. “Hace unos días, y a raíz de un comentario que escuché de un funcionario en la unidad, me enteré que durante un servicio nocturno personal del retén Aquelarre realizó una acción tremendamente destacable, que fueron más allá de lo que la ley nos obliga y lo hicieron de forma desinteresada, muestra de esto, es que no buscaron un reconocimiento”, apuntó.

Final feliz                             

Al ayudar a las personas, los funcionarios se enteraron de que la familia se dirigía hasta Linares, pero que habían perdido el dinero y el medio de locomoción para llegar a esa ciudad. Por lo anterior, iniciaron diversas diligencias para encontrar un lugar donde pudieran pasar la noche, señalando a la mujer, que de ser necesario, ellos costearían el hospedaje, pero un vecino de buen corazón les ofreció de forma gratuita una habitación.  

Posteriormente, los carabineros gestionaron los medios de transportes para que la mujer junto a los dos menores pudieran llegar a  su destino. La madre agradeció a los funcionarios por la tremenda ayuda, la cual les permitió sentirse seguros y acompañados. 



Publicar un comentario

 
Subir