Dos peticiones realizó la defensa de Vanessa Trigari, imputada por la muerte de su hijastro Ángel Márquez, de 4 años, hecho que conmocionó al país tras encontrarse su cadáver en un canal de regadío en Molina.
El abogado Esteban Arévalo pidió que se inhabilite la jueza del tribunal de Garantía Gloría Hernández, quien decretó la prisión preventiva de la acusada tras la formalización de cargos. "No hay imparcialidad en cuanto a sus dichos frente a nuestra defendida. Nos parece que tiene una opinión personal ya formada. Lo que queremos es salvaguardar las garantías de nuestra representada", apuntó.  La magistrada está cuestionada por declarar públicamente juicios de valor contra Trigari. La frase polémica es la siguiente: "Para mí es una cosa terriblemente inhumana, de una frialdad que estremece. Esta señora que está aquí con cara de compungida, sabemos es una manipuladora de primer grado". La solicitud deberá ser resuelta por la Corte de Apelaciones de Talca.

Insiste con que fue un accidente

La defensa de Trigari se la está jugado por la tesis de que la muerte del pequeño Ángel fue un accidente ocurrido mientras jugada con su hermano Lucas, de 10 años. Por tal motivo, Arévalo pidió que se realice un examen sicológico al menor, pues su relato inculpando a su madrastra sería, a su juicio, poco creíble. "El ministerio Público lo tiene como prueba y nosotros queremos cotejar ese medio de prueba", dijo.
Esta petición también deberá ser resuelta en los próximos días. De acogerse, se abriría una pequeña esperanza para la imputada, de lo contrario sería un duro revés para su defensa.



Publicar un comentario

 
Subir