Tal como se le había prometido, Ernesto Ibarra inició sus sesiones con una kinesióloga y un fonoaudiólogo. Al querido parquímetro, que se hizo conocido por su honradez a toda prueba, se le vio motivado y con ganas de salir adelante tras sufrir tres accidentes vasculares. La directora de la clínica Kineciamed, María de los Ángeles Frías, precisó que estamos ante un proceso lento y destacó el apoyo de la familia del paciente. "Está bastante mejor de lo que pensábamos. Se ve que tiene ganas de salir adelante y la familia lo apoya bastante, lo cual se agradece muchísimo. Hay que empezar a trabajar granito de arena granito de arena. Esto es una rehabilitación larga y no es fácil". La profesional no quiso hablar de plazos de terapia, pero pueden ser desde 3 meses a 2 años, según los avances concretos que se observen en el proceso.


Gastos extras

Ernesto Ibarra tiene que asistir 3 veces a la semana a terapia, lo que deriva obviamente en gastos extras de traslado. Además, debe realizarse otros exámenes complementarios y su familia  no cuenta con el dinero suficiente. Por tal motivo, se habilitó la cuenta RUT 13.352.410 de BancoEstado para la gente que quiera ayudar. Su hija, Maritza Ibarra,  agradeció el apoyo a su padre. "Estoy emocionada de ver como evoluciona, aunque sé que es un proceso lento. Gracias a la kinesióloga y al concejal que nos está ayudando y, además, le doy las gracias a toda la gente que nos está apoyando", acotó.


Concejal comprometido

Las terapias fueron gestionadas por el concejal de Curicó Francisco Sanz, quien afirmó que "esto es realmente emocionante. Quiero agradecer a María de Los Ángeles Frías, quien apenas la contacté ella dijo sí yo me embarco en este proyecto. Lo fue a ver a la casa, le hizo un diagnóstico y acá estamos. Era hora que le devolviéramos la mano y la buena vibra que él nos trajo", apuntó. La autoridad espera que la ciudadanía apoye a Ernesto en este largo camino que ha iniciado.

Publicar un comentario

 
Subir