Unos 47 millones de pesos podría llegar a pagar la empresa proveedora que provocó el miércoles la intoxicación de cerca de 200 trabajadores agrícolas de predios de las comuna de Curicó, Teno y Río Claro, quienes "coparon" los servicios de urgencias al presentar mareos, vómitos y dolores de cabeza al consumir sándwichs de pollo, los cuales no cumplieron con la cadena de frió necesaria.



Sin permisos

El encargado de la Seremi de Salud en Curicó, Patricio Fuentes, denunció que la empresa distribuidora de alimentos no contaba con los permisos correspondientes. "No cuenta con la autorización para este tipo de labores" debido a que se trata de una panadería que no puede manipular, elaborar ni distribuir alimentos en base a pollo, palta o queso.


Publicar un comentario

 
Subir