Una pequeña choza en los cerros de Licantén es la única pista real que existe sobre el paradero de la pequeña de 11 años y su captor, a quienes se les perdió el rastro el viernes pasado. Hasta el lugar llegaron 100 efectivos más para ayudar en los trabajos de búsqueda, lo cual fue destacado por el intendente regional (s), Armando Leppe, quien hizo un llamado a las personas para que cooperen con la investigación que lleva adelante la fiscalía local.

Los hechos
La menor, domiciliada en el sector Quelmén de Licantén,  dejó su hogar con su abuelo materno y un amigo de éste con dirección al cerro Don Hugo. Según la denuncia de la madre, en dicho trayecto los dos adultos se habrían peleado y desde entonces se perdió el rastro de la niña y del supuesto amigo de la familia. El caso se investiga por presupuesta desgracia y sustracción de menores y desde ocurrido el hecho se rastrea el sitio del suceso y los alrededores con personal de la comisaría de Licantén y el apoyo de brigadas especiales como SIP y GOPE de la Prefectura de Curicó.

Publicar un comentario

 
Subir