En las últimas horas dos hechos relacionados con actos de connotación sexual fueron desestimados por distintos actores del sistema judicial. Por un lado, el ministerio Público de Licantén desestimó una denuncia de abuso sexual de un menor de 11 años a su hermana de 9 en Hualañé, caso donde el padre estuvo dos años alejado de los menores injustamente. En tanto, en otra causa, un mecanimo de bicicletas fue absuelto de los delitos de abuso y violación, donde la presunta víctima era una menor de 12 años, situación que no pudo acreditar la fiscalía de Curicó.

"Sensible y compleja"

El Jefe de la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de la PDI, comisario Hernán Mora, apuntó que "toda denuncia que se recepciona es delicada, obviamente, que si se trata de delitos sexuales la situación es aún más sensible y compleja porque involucra a una persona en particular y detrás de ello a una familia sobre todo si el victimario está inserto en el núcleo fundamental de la sociedad". Ante eso, la autoridad de la policía civil dijo que ante una denuncia no se puede opinar a priori. "No podemos decir si es verdad o mentira. Para eso tiene que haber una investigación minuciosa y obtener los antecedentes necesarios para que la fiscalía, posteriormente, formalice o no al sujeto", dijo.



Publicar un comentario

 
Subir