En un hecho que marcará un importante precedente, la empresa CGE deberá pagar una indemnización de nueve mil 600 millones de pesos a cerca de 200 víctimas de los incendios forestales registrados el verano del año pasado y que afectaron a familias de las comunas de Curepto, Licantén y Vichuquén. No hay que olvidar que a la empresa se le acusaba de tener responsabilidad en el inicio del fuego por no limpiar las zonas de seguridad por donde transitan las líneas de alta tensión.

Reparación

El fiscal José Alcaíno destacó la suspensión condicional de la causa, pues se trató de una larga investigación. "Eran víctimas súper vulnerables, no habían grandes empresas forestales ni grandes propietarios de terrenos, por eso mismo querían una reparación de sus daños", dijo. Por tal motivo, el profesional del ministerio Público precisó que se prefirió una salida alternativa y no un juicio oral. Las personas que denunciaron pérdidas entre cinco y 30 millones deberán esperan que un liquidador realice las tasaciones de las pérdidas para luego hacerse el pago efectivo.






Publicar un comentario

 
Subir