Cerca de tres horas se extendió la reunión donde se trataron las estadísticas del año 2018 y lo que viene en la temporada estival en la provincia curicana. El Prefecto de Carabineros, coronel Aldo Borroni, calificó la cita como muy positiva. "Hubo un aumento en los delitos en general de un dos por ciento, pero no de ilícitos violentos. El que más nos aportó en cantidad de casos fueron las lesiones que ocurren por las discusiones a fuera del terminal, de un restaurant y va de la mano con la ingesta de alcohol", dijo. Por tal motivo, habrá control estricto en las botillerías y locales donde se venda trago, más vigilancia en la noche y trata de formar un cultura etílica.

Contraste

Además, la autoridad policial resaltó el incremento de robos con violencia, pero precisó que otros hechos tienden a la baja. "El otro delito es el robo con violencia, aquel que a la persona la agreden para poder robarle, pero el resto de los delitos...robos con intimidación, hurtos y robos con sorpresa tuvieron una disminución de casi un 11 por ciento", apuntó. El coronel Borroni informó que están contentos porque  llegaron seis vehículos nuevos para la provincia y el gobierno regional aportarán con otros tantos para renovar lo que existe.

Verano

El prefecto de Carabineros llamó a la comunidad a salir de vacaciones tranquila porque redoblaron la vigilancia en las zonas turísticas. "Aumentamos todos los destacamentos que tenemos en el borde costero. Aumentamos el doble en Iloca, Aquelarre, Vichuquén, Llico, mientras que para la montaña tenemos reforzado Los Queñes, el Paso Vergara, Potrerillos, Agua Fría y el retén Radal".


Publicar un comentario

 
Subir