Se trata de Víctor Reyes Verdugo, de 55 años, cuya familia denunció a fines de enero pasado una presunta negligencia médica en el Hospital de Curicó. En la oportunidad, su hija, Johanna Reyes Baeza, reclamó que su padre perdió su aparato reproductor  porque el urólogo tratante del recinto nunca lo derivó a un oncólogo y que lo operó en unas cinco ocasiones sin éxito. El deceso del paciente se produjo por un paro cardíaco el jueves 21 de marzo pasado, a las 17:30 horas, en su casa. Su hija recordó que "el lunes 18 le dieron la hospitalización domiciliaria y alcanzó a durar tres días"

A la justicia

La mujer insistió que el diagnóstico del médico fue equivocado, pues el cáncer que padecía se le ramificó por completo. En conversación con www.curicosincensura.com, Johanna Reyes contó que "nuestro abogado ya está preparando la demanda contra los que resulten responsables por la muerte de mi padre", acotó.

Informe

Nuestro medio tuvo acceso a la auditoría clínica interna realizada por el doctor Ricardo Telgie donde se indica que "creo que la conducta terapeútica en mayo 2018, debió haber sido tomado en conjunto con el equipo de urólogos del establecimiento y/o la opinión del comité oncológico regional, quien consideraría todas las opciones regionalmente disponibles".

Negligencia

La presidenta de la Fundación "Justicia por Amor", Erika Adasme, precisó que acá estamos, a su juicio, ante una evidente negligencia médica. "Nos llegó el informe interno del hospital y  se le tipifica al médico que hubo una tremenda falta porque no se derivó a oncólogo ni tampoco se tomó una decisión en conjunto con todos los médicos, sino que se tomó una decisión personal", indicó. Según la dirigente, el doctor no tomó en cuenta los protocolos descritos para este tipo de casos.


Publicar un comentario

 
Subir