El Intendente de Maule, Pablo Milad, mostró toda la voluntad del Gobierno para que el apoyo económico se realice lo antes posible a los comerciantes afectados por un incendio en la Alameda de Curicó, en febrero pasado. Aclaró que en el camino se presentaron algunos inconvenientes que retrasaron el proceso. "El bono está. Los dineros están hace dos meses. Lo que pasa es que vino como un paquete de una ayuda a estos ocho comerciantes, los cuales cuatro de ellos tienen deuda con el Estado anterior al incendio, que son deuda previsionales y de impuestos de IVA", indicó. Milad agregó que "cuando uno ve locales funcionando activamente y con buena concurrencia de público, uno nunca piensa que estos comerciantes o estas empresas deben dinero al Estado y todos saben que el Estado no va a a ayudar o a financiar a personas deudores de ellos mismos".


Solución

Tomando en cuenta que los casos son distintos, el Intendente de la Región del Maule puntualizó que se decidió entregar la ayuda de manera distinta a como estaba estipulado en su comienzo. En todo caso, Pablo Milad precisó que los comerciantes con problemas no serán dejados abandonados.
"Separamos ahora y vamos a poder entregar la próxima semana individualmente porque era un paquete. Y a las personas que tienen estos problemas los vamos a ayudar a renegociar las deudas anterior al incendio", dijo. La autoridad regional recordó que la idea fue siempre apoyar a los comerciantes de la alameda Manso de Velasco y sostuvo que "si hubiesen estado todos al día con los pagos ya se habrían entregado hace dos meses", apuntó.

Publicar un comentario

 
Subir