Se trata de María Juana Valenzuela, de 91 años, quien había resultado gravemente lesionada en un siniestro que afectó su vivienda en el sector de Uraco, en la comuna de Vichuquén. No hay que olvidar que la anciana tenía el 56 por ciento de su cuerpo quemado, lo cual a la postre terminó con su vida. Además, su hija quedó grave también y fue identificada como María Luciana Calquín.

                                               Foto gentileza Michel Quezada

Influenza

En tanto, el Hospital de Curicó desmintió un rumor sobre la muerte de personas debido a la influenza. A través del departamento de Relaciones Públicas del centro asistencial se informó que a la fecha no existen víctimas fatales por esa enfermedad.

Publicar un comentario

 
Subir