Se trata de Edgardo Enrique Fuenzalida Muñoz, quien en julio del año pasado mató de una certera puñalada en el corazón al joven Bastián Silva Llanca, de 19 años, tras finalizar un partido en unas canchas sintéticas, en la comuna de Licantén. Tras algunos días de alegatos, el Tribunal Oral en lo Penal de Curicó informó que el acusado deberá cumplir una pena de nueve años de prisión.

Tras las rejas

En el dictamen se especifica que el imputado no tiene derecho a ningún beneficio, por lo cual deberá cumplir la condena íntegramente en la cárcel. La parte querellante se manifestó conforme por lo resuelto por el tribunal curicano.


Publicar un comentario

 
Subir