“No hay peor ciego que el que no quiere ver. No hay peor sordo que el que no quiere escuchar”. De esa forma, calificó la postura del alcalde de la ciudad el concejal Francisco Sanz, quien le advirtió a Javier Muñoz que lo que se necesitaba para ordenar la Feria de Las Pulgas era una ordenanza y no un reglamento, lo que a la larga confirmó la Contraloría Regional. “El alcalde trató a este concejal prácticamente de desconocer la ley. Finalmente, este concejal tenía la razón”, apuntó. Sanz dijo lamentar esta situación, pues el trabajo de fondo realizado entre las autoridades políticas y policiales ha sido muy bueno. “Lo más lamentable es que creo que el trabajo de fondo ha sido bueno. El alcalde, la gobernadora, Carabineros, Fiscalía y la PDI han hecho una buena labor durante un año. Lo que está plasmado en ese documento, mal llamado reglamento, su fondo es muy bueno, bien pensado y reflexionado”, reconoció.

Llamado

Por tal motivo, el concejal de Renovación Nacional emplazó al alcalde a reconocer su error y a seguir trabajando en ordenar la feria, donde la gran mayoría de las personas se ganan la vida honestamente. “Lamento que por una tozudez que a lo mejor puede ser por ego por no reconocer un simple error, estamos entrampados en esto. Espero que los egos se bajen y florezca la humildad”, indicó. Francisco Sanz reflexionó, señalando que “estoy como siempre disponible a trabajar y el único que tiene la llave de este candado es el señor alcalde”. No hay que olvidar que tras el fallo de la Contraloría hubo un quiebre entre las autoridades y que la Gobernación y Carabineros anunciaron que fiscalizarán las calles aledañas a la feria, pues ahí no necesitan ningún instrumento especial, solo hacer respetar la ley.






Publicar un comentario

 
Subir