Durante la mañana de ayer hubo una reunión entre los involucrados en el asunto, donde se analizó lo resuelto por el ente fiscalizador que determinó que debe hacerse una ordenanza y no un reglamento para controlar el comercio ilegal y otros delitos asociados.  La gobernadora provincial, Macarena Pons,  dijo que se le preguntó al alcalde que va a hacer. “Por sus comentarios no van a hacer nada, mientras la Contraloría no responda lo que él solicitó el viernes con un oficio”, contó. Sin embargo, dijo que igual se fiscalizará la “Feria de Las Pulgas”. “Lo que ataña a la cancha y las calles aledañas si vamos a realizar fiscalizaciones. Ya lo dispuso con la Prefectura de Carabineros, donde se fiscalizará la calle Licantén, que fue lo que los dirigentes nos solicitaron”, apuntó. En tanto, el prefecto de Carabineros, coronel Aldo Borroni, puntualizó que se controlará a las personas que están infringiendo la ley y no a las personas que se ganan honradamente la vida en ese lugar.

Posición alcalde

Después de varios días de silencio, el alcalde de Curicó, Javier Muñoz, se refirió a este asunto. Dijo que él siempre ha estado atento a lo que pasa en la “Feria de Las Pulgas”. “Este alcalde ha estado particularmente impulsando las acciones que dicen relación con controlar el comercio ilegal en la vía pública en todo Curicó”, acotó. A juicio de Muñoz, los delitos se deben enfrentar con voluntad, independiente del instrumento que se tenga a mano, por lo cual llamó a no sacar dividendos políticos del tema. “Para que Carabineros de Chile con apoyo de la Municipalidad, Servicio de Impuestos Internos, del Servicio de Salud desarrolle labores de fiscalización no requiere de ningún instrumento más que la ley. Lamentablemente, aquí se ha cruzado la cosa política que entraba los procesos de limpieza de las calles, particularmente cuando se ejerce el comercio ilegal”, contó.






Publicar un comentario

 
Subir