Detectives de la Brigada de Homicidios (BH) de la Policía de Investigaciones de esta ciudad, con apoyo de funcionarios del Laboratorio de Criminalística Regional (Lacrim) de Talca y en conjunto con la fiscalía local de Linares, lograron identificar y detener al homicida de una mujer, quien fue encontrada muerta en un canal de regadío en el sector de Huapi Alto,  el pasado 27 de abril del año 2018. La víctima fatal fue identificada como Adriana Rosales Barros, de 67 años, quien presentaba graves heridas e incidios de haber sufrido un ataque de carácter sexual, hecho que conmovió a toda la Región del Maule por la brutalidad ejercida por el antisocial.
Pericias claves
Tras la investigación, y en virtud a las primeras diligencias realizadas por detectives de la policía civil, se determinó la dinámica de los hechos y la identidad del imputado, permitiendo establecer gracias a una huella genética, la participación del sujeto de iniciales F.A.J.F, de 22 años. El hombre fue acusado del delito de violación con resultado de muerte y posterior robo. Los peritajes desarrollados en el sitio del suceso arrojaron como resultado, la participación del individuo, estableciéndose que éste último agredió e hirió con elementos cortopunzantes a la víctima en distintas partes de su cuerpo, principalmente en su cervical, hasta provocarle la muerte.



A la cárcel

El imputado no registraba antecedentes y fue puesto a disposición del Tribunal de Garantía correspondiente para su audiencia de formalización. En la audiencia, el Ministerio Público acusó al sujeto por los ilícitos de violación y homicidio, donde peritajes de ADN fueron claves para determinar su participación en el hecho de sangre. Tomando en cuenta la gravedad de los delitos, y a petición de la Fiscalía, el Tribunal de Garantía de Linares determinó la medida cautelar de prisión preventiva para el acusado por ser considerado un peligro para la seguridad de la sociedad.
Conocido
La fiscal jefe de Linares,  Carola D” Agostini, señaló que “se levantaron una serie de muestra biológicas de lo que se obtuvo huella genética. Posteriormente desde el análisis de la carpeta de investigación y una serie de testimonios se pudo establecer el perfil del supuesto autor de este hecho y ello condujo a reducir el círculo de sospechosos. Esto permitió establecer que se trataba de un hijo de un cliente frecuente que tenía la víctima en su negocio lo que finalmente permitió su identificación y rápida detención”.




Publicar un comentario

 
Subir