Preocupado se mostró la autoridad con el aumento de los casos de la enfermedad originada en Chila. Sin el ánimo de alarmar,  el consejero regional de la provincia curicana, Pablo Chávez, le manifestó a algunas autoridades regionales y comunales la posibilidad de aplicar algunas medidas más drásticas. “Por las 12 semanas del periodo de cuarentena, debiera haber un cierre de la provincia que es la que presenta menos índices de propagación en la Región del Maule”, dijo. Agregó que “desde la perspectiva de la comuna de Curicó debiese cerrar todo contacto con otras localidades, sobre todo con Talca y alrededores, donde se concentra la mayor parte de los casos en la región”. Además, Pablo Chávez destacó la sanitización que se ha hecho en algunas comunas, la cual debería replicarse en todas las provincias del Maule. “En los edificios de organismos públicos, municipales, consultorios, cementerios y plazas. En definitiva, todos los lugares donde llegue gente a desplazarse”, acotó.


Más medidas

El consejero regional por la provincia de Curicó señaló que sus planteamientos se basan en ideas surgidas en organismos especializados en el tema sanitario como el Colegio Médico de Chile. “Es importante tomar medidas drásticas ahora. La misma decisión que hoy estaría salvando vidas, en una semana más podría ser insuficiente”, dijo.
Chávez puntualizó que hay que dar otras señales en el ámbito económico como “aplazamiento de los pagos de permisos de circulación, dar todas las flexibilidades para evitar la aglomeración en estas fechas, preocuparse de todos los independientes que tienen que salir sí o sí a generar sus ingresos, ahí tienen que haber medidas subsidiarias”.


Publicar un comentario

 
Subir