Nerviosa y angustiada está Paola Merino, cuyo bebé de dos años está internado desde que nació en el Hospital Regional y que hace pocos días se le diagnosticó Covid-19. Recordar que la mujer ha cuestionado examen que dio positivo y que le practicaron a ella en el SAR de Aguas Negras de Curicó, pues en un test particular arrojo negativo, lo cual denunció públicamente.



Desconfianza



En contacto con www.curicosincensura.com, precisó que se encuentra haciendo cuarentena por orden de las autoridades sanitarias y se mostró muy preocupada. “Estoy nerviosa y espero que mi hijo esté bien. Esperar que por fin seamos escuchados y que Martín salga de ese lugar, pues no confío en ellos”, acotó.


Otra oportunidad

La vecina de la localidad de Sarmiento espera que su bebé sea trasladado de centro asistencial para tener una segunda opinión médica. “Para que esté en un lugar que a mí me dé confianza, donde lo van a ayudar y a lo mejor conseguir los avances que tanto hemos esperado y yo siempre he pedido una segunda opinión”, dijo. Agregó que su hijo “tiene una cardiopatía congénita y desde que nació está en el hospital. Lleva dos cirugías al corazón y una en su guatita…mi hijo es un milagro”, sostuvo.





Publicar un comentario

 
Subir