Se trata de Servicios Logísticoas S.A, que prestaba servicios  en la venta de celulares al supermercado Líder, y la constructora Gonzalo Orellana e Hijo, las cuales fueron fiscalizadas por funcionarios de la Inspección Provincial del Trabajo. La primera fue sancionada por prestar servicios no esenciales en cuarentena y la segunda por no contar con medidas de prevención por Covid-19.

Condena

Ambas empresas quedaron con prohibición de funcionar y se exponen a multas de hasta 60 UTM. Para que se levante la sanción, los afectados deben acreditar la corrección de las anomalía detectadas en tiempos de cuarentena en la zona urbana de Curicó.


Publicar un comentario

 
Subir