Los dos imputados por la muerte de Emilio Jara, de 12 años, quedaron en prisión preventiva tras ser formalizados por el delito de violación con homicidio, hecho que quedó al descubierto al encontrar el cuerpo del niño en un pozón cercano a su casa. Los acusados, Rubén Soto Guerrero y Gerald Repetto deberán permanecer privados de libertad los cinco meses que durará la investigación.

Agravantes

En la audiencia, la fiscal Carmen Caamaño explicó que estamos en presencia de un horrendo hecho de sangre, pues los detenidos "actuaron con alevosía, premeditación y ensañamiento en contra de la víctima". No hay que olvidar que los acusados cuentan con antecedentes penales, uno por un homicidio y otro por violación, por lo que se espera altas condenas para que no salgan más a las calles.



Publicar un comentario

 
Subir