Como se esperaba, una dura condena fue dictada en contra de Andrés Jofré Morales, de 27 años, otrora bombero de Lontué, quien mató a su ex pareja de una puñalada en el corazón en febrero pasado.
El imputado fue sentenciado a 20 años por el delito de femicidio, 541 días por desacato y tres penas de 61 días por violencia intrafamiliar. No hay que olvidar que tenía una orden judicial que le prohibía acercarse a la madre de su pequeña hija de 4 años.

Abono a la condena

Hay que precisar que de la pena completa se le descontarán los 276 días que estuvo en prisión preventiva y que no gozará de ningún beneficio. En ese caso fue clave el apoyo de los vecinos de la pareja, pues varios de ellos vieron al homicida salir de la casa con su ropa ensangrentada tras matar a María Antivil, de 29 años.

Publicar un comentario

 
Subir