Poco más de siete meses de tranquilidad cumplirán los integrantes del Centro Comunitario Familiar, Cecof, de la población Prosperidad de Curicó, quienes no olvidan el 20 de septiembre de 2017, día en que desconocidos dispararon balines a los ventanales del recinto asistencial, lo cual provocó miedo y pánico en la comunidad. Por tal motivo, las autoridades adoptaron algunas medidas para mantener la seguridad. En ese sentido, la directora del Cecof  Prosperidad, Pía Oliva, señaló a La Prensa que "para no arriesgar a los usuarios se entregan los números médicos a las 17:00 horas del día anterior y así se evita que se formen filas de madrugada donde es más peligroso y la temperatura no es adecuada para esperar atención.


Tranquilos

La profesional dijo que con iniciativas como esas "nos ha permitido como funcionarios trabajar tranquilos y a los usuarios acudir con toda seguridad". No hay que olvidar que el recinto sufrió un par de ataques el año pasado, el más grave se registró después de las Fiestas Patrias cuando los trabajadores denunciaron que antisociales quebraron la ventana que daba a la farmacia, el mismo que había sido dañado por seis balines que salieron, al parecer, de un rifle de aire comprimido. Ante esa grave situación, Carabineros del sector surponiente y la municipalidad se comprometieron a mejorar el cierre perimetral, mayor protección al lado que da a una cancha y más vigilancia policial, las cuales han funcionado muy bien a la luz de los hechos.

Publicar un comentario

 
Subir