El primer caso de la enfermedad en la unidad penal se registró el 7 de abril pasado, hecho que provocó alerta en la población penal y en sus familiares, pues se habló de que el tema estaba descontrolado. En ese sentido, el alcaide de la cárcel curicana, teniente coronel José Luis Calfuquir, precisó que a la fecha hay un total de 20 contagiados de paperas y puntualizó que se han tomado las medidas para evitar más afectados. “Se han producido 13 casos que afectaron a internos de la población penal y a siete funcionarios. A través de gestiones del mando regional de Gendarmería se inmunizó al personal con la vacuna triple vírica como asimismo a una cantidad importante de internos que están en el rango etario de los 40 años”, dijo.


Tema controlado

La máxima autoridad de la cárcel de Curicó señaló que el brote está totalmente controlado, por lo cual llamó a la calma a la comunidad. “Hemos adoptado todos los procedimientos al interior de la unidad penal a afecto de tener aislado donde surgió el brote para evitar que se contagien más internos como nuestro personal”, acotó. En ese contexto, el teniente coronel José Luis Calfuquir dijo que se han tomado varias medidas preventivas como mantener ventilación en las dependencias  de los internos, fomentar la higiene, el uso obligatorio de mascarillas para la gente que transita por el sector y elementos para desinfectar el piso y las paredes.

Publicar un comentario

 
Subir