La original iniciativa es de la Fundación Paticorta, la cual se la jugó por la instalación del primer bebedero y comedero para animales que viven en la calle. El "refugio" está ubicado afuera de la tienda “Divino” en calle Yungay, entre Prat y Montt. La idea es entregar alimento y agua a todos aquellos animales que han sido abandonados por sus propios dueños y que hoy se encuentran en situación de calle. “Es una forma de mejorar la calidad de vida de tantos perritos que han sido abandonados y que no tienen cómo proveerse de alimento y agua. Ellos sufren, al igual que los humanos, y lo pasan muy mal en esta época invernal”, plantearon Paula Alvarez y Cyntia Lemus, fundadoras de Paticorta.


Originalidad

Esta iniciativa es única en esta comuna y se irá ampliando en la medida que se vea cómo se comporta la comunidad, esto es, si no los destrozan y los cuidan. En ese sentido, sería muy positivo que las mismas personas aporten con alimento y así contribuir al bienestar de tantos animalitos abandonados. Los recursos para la puesta en marcha de este proyecto son aportados por la institución, que mantiene una tienda virtual en su página en Facebook.

Publicar un comentario

  1. Felicitaciones y reconocimiento a la Fundación Paticorta y a su Directiva por tan loable iniciativa.

    ResponderEliminar

 
Subir