El primer caso se registró durante marzo pasado en las cercanías de las termas de Quinamávida, en la comuna de Colbún. Desde ese momento se encendieron las alarmas en toda la Región del Maule. La Seremi de Agricultura, Carolina Torres, afirmó que la mosca drosophila suzukii, conocida como "mosca de las alas manchadas" ha sido un tema que se ha abordado con todos los estamentos involucrados. "Desde el día uno se formó una mesa  con los servicios del agro como el SAG el INIA, el FIA e Indap. Además, hicimos una mesa público-privada donde tenemos empresas del rubro agrícola", apuntó. La funcionaria destacó que se ha tratado de informar de la mejor manera a los agricultores, pues el insecto provoca daños severos en varias frutas de la zona. "Esta mosca afecta sobre todo a los cerezos, frambuesas, la uva, la mora", dijo.



Época peligrosa

Carolina Torres precisó que no se han detectado más casos en la región porque las condiciones climáticas no son las más aptas para las moscas de alas manchadas, pero que hay que tener mucha precaución en los próximos meses. "Necesitan un poco más de temperatura y estamos con temperaturas muy bajas. Entonces, nos tenemos que preparar para la primavera. Antes de eso, tenemos que tener un red bastante importante de gente que sepa que aquí está la drosophila suzukii en la Séptima Región para que se tomen las medidas pertinentes", sostuvo. La Seremi de Agricultura precisó que ante cualquier duda, las personas tienen que acercarse a cualquier oficina del Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, para tener controlado el tema.




Publicar un comentario

 
Subir