Tras varias semanas de espera, se dio a conocer la sentencia del juzgado de Letras del Trabajo de la capital regional. En el escrito, se señala que la desvinculación de la trabajadora social curicana María Verónica Robles no es un acto arbitrario, sino que está en el contexto de las facultades propias de un organismo como el Servicio nacional de Menores del Maule. “La decisión de no renovarle el contrato a la demandante no constituyó un acto de exclusión arbitraria, sino que es un acto permitido en la órbita de las facultades legales de que está premunido el servicio público, suficientemente fundada mediante un acto administrativo en los términos antes referidos”, dice el fallo. 
Apelación
La profesional anunció que recurrirá ante la Corte de Apelaciones de Talca, donde presentará un recurso de nulidad para tratar de que el juicio se quede sin efecto y se repita. La trabajadora social recordó que trabajó en el Sename 10 años y que desde 2013 laburó en recintos con niñas y luego con varones en Talca, período en que se originaron los conflictos. Por tal motivo, y al no tener el apoyo de sus superiores, demandó al Sename por maltrato y acoso laboral.

Publicar un comentario

 
Subir