Un importante traspié sufrió el principal centro asistencial de la provincia. La tercera sala de la Corte Suprema condenó al recinto a pagar una indemnización de 30 millones de pesos a una mujer que perdió uno de sus ojos debido a una negligencia médica, el 17 de noviembre de 2012.  Se trata de Rocío Fernanda Vidal González, quien llegó ese día al hospital porque se golpeó el ojo izquierdo con una piedra cuando limpiaba hortalizas en el campo. Producto del impacto, comenzó a sangrar y fue llevada al recinto asistencial, donde un un principio un doctor descartó que tuviera algún tipo de objeto extraño. De hecho, su diagnóstico fue un “traumatismo de la conjuntiva a abrasión corneal”, por lo que le recetó a la paciente un ungüento cada 12 horas durante cuatro días.  

Malestar

Sin embargo, el tratamiento no sirvió y Rocío Vidal empeoró y presentó una alta fiebre, por lo que fue llevada de nuevo al recinto donde reiteró que sentía un elemento extraño en el ojo. Lamentablemente, la receta para su dolor no cambió. Ante ese escenario, su familia la llevó a un especialista particular, quien la transfirió al hospital El Salvador, en la Región Metropolitana, donde fue operada y, finalmente, perdió su ojo izquierdo, pues tenía un pedazo de piedra en su interior. 

Caso emblemático

La presidenta de la fundación “Justicia por Amor”, Erika Adasme, se mostró muy conforme con lo resuelto por la justicia. “Es de gran satisfacción el resultado de la Corte Suprema. Es nuestra primera causa ganada, por lo cual pasa a ser un caso emblemático”, dijo. 


Publicar un comentario

  1. Felicitaciones a Erika Adasme y a la Fundación Justicia por Amor por resultado obtenido en la Corte Suprema y que habla del apoyo que la Institución presta a todas las personas que sientan y argumenten Neglicencias médicas en Curicó.

    ResponderEliminar

 
Subir