El Juzgado de Garantía de Curicó condenó a Daniel Fuentes Garrido a cumplir 81 horas de prestación de servicios a la comunidad, luego de comprobarse su autoría en el delito de amenazas en grado de consumado, cuando intentó agredir y amenazó a una funcionaria orientadora del servicio de Urgencias del Hospital, durante el turno del 21 de octubre del año pasado. Según el dictamen, tras informarle al imputado las restricciones de visitas al centro asistencial, “se ofuscó y procedió a insultar a la víctima, señalándole que era una piojenta, posteriormente la amenaza seria y verosímilmente, diciéndole que la esperaría a la salida para agredirla”.

Condena

La sentencia de trabajos comunitarios fue una rebaja de la condena inicial, cuya pena privaría al imputado de libertad con 61 días de presidio. Este hecho no es aislado, ya que en este mismo centro de salud y en algunos consultorios de Curicó se han constatado agresiones verbales y físicas, que tensionan el sistema y ponen en riesgo la seguridad de los funcionarios y la atención de los pacientes. Frente a esta problemática la Cámara de Diputados aprobó recientemente un proyecto de ley que protege de agresiones a funcionarios de salud y educación. Las penas irían desde la prestación de servicios a la comunidad hasta los 15 años de cárcel.






Publicar un comentario

 
Subir