La grave situación fue dada a conocer por la Asociación Comunal de Funcionarios/as de Salud Municipalizada de Curicó (Afusam) y va en contra de la Dirección del Centro de Salud Familiar “Asistente Social Betty Muñoz Arce” (ex Cesfam Sol de Septiembre). Según los trabajadores, ese recinto "de forma permanente y recurrente ha incurrido en una sucesión de malas prácticas que van en desmedro de los funcionarios/as; hechos que vienen acaeciendo desde hace aproximadamente cinco años, situación que ha significado que cerca de 40 funcionarios hayan sido trasladados y otros simplemente renunciaron, como una solución desesperada ante los sucesivos malos tratos, hostigamiento, acoso laboral, entre otros. Incluso, compañeros de trabajo de los afectados son testigos de estas malas prácticas y han tenido que atender y brindar un apoyo emocional a esas personas.

       Los hechos

La Afusam informó que las acciones llevadas a cabo por la Dirección del Centro de Salud Familiar "van desde presiones o amenazas a trabajadores(as), anulación, no considerar y no dirigir la palabra a funcionarios(as), malas calificaciones a quienes no son de su confianza, intromisión en la vida privada-familiar de funcionarios/as, no bajar la información de trabajo, negar o dificultar la participación de socios(as) en asambleas gremiales, etc., todo lo cual se puede catalogar como “Acoso Laboral”, el cual está regulado por la Ley 20.607 del año 2012, que lo define como “toda conducta que constituya agresión u hostigamiento reiterados, ejercida por el empleador o por uno o más trabajadores, en contra de otro u otros trabajadores, por cualquier medio, y que tenga como resultado para el o los afectados su menoscabo, maltrato o humillación, o bien que amenace o perjudique su situación laboral o sus oportunidades en el empleo”. 


Denuncias

El comunicado agrega que los hechos han sido denunciados al alcalde Javier Muñoz, al Director Comunal de Salud, Nelson Gutiérrez y otros directivos, pero que no ha pasado nada. "Siguiendo todos los conductos regulares, sin que hasta la fecha se hayan tomado acciones en concreto para terminar con las malas prácticas y de esta forma mejorar el clima laboral y las relaciones humanas en dicha entidad. Día a día, debemos escuchar el triste relato de funcionarios y funcionarias que nos piden “confidencialidad” por las posibles represalias. 

Alertas

En definitiva, Afusam exige a las autoridades a que tomen cartas en el asunto. "Estamos en estado de alerta y unidos más que nunca para terminar de una vez por todas con todas estas malas prácticas que desde hace años se vienen presentando no sólo en este CESFAM, sino que también en otros establecimientos de salud.




Publicar un comentario

 
Subir