A través de filtraciones de su declaración al Ministerio Público de Antofagasta, se supo del falso secuestro que inventó Maritza Andrea Bravo Loyola, de 25 años, quien fue buscada por cielo, mar y tierra por las policías y sus vecinos de la comuna de Rauco. Según habría declarado al fiscal, ella misma dejó botada la motocicleta tras terminar su turno a mediados de la semana pasada, por lo cual no fue subida por tres sujetos a un automóvil para llevarla a Mejillones, donde fue encontrada el domingo. La joven rauquina reconoció que viajó en bus a Santiago y luego siguió su viaje al norte.


Mentiras

Las sospechas comenzaron luego de las pericias al vehículo en que se desplazaba. Primero, Carabineros descartó que la motocicleta haya tenido un problema mecánico como declaró Maritza en primera instancia, además, las manchas rojas en una de las manillas no era sangre, sino residuos de un fruto de ese color. La otra prueba fue que la PDI la sorprendió girando dinero de un cajero automático desde el terminal San Borja de Estación Central a las pocas horas de su desaparición.



Más pruebas

En la declaración prestada en el norte, Maritza Bravo Loyola habría reconocido que ella misma se cortó el pelo y se autoinfirió heridas para hacer más creíble su relato. Ahora habrá que esperar que se pronuncie el Ministerio Público y la Policía de Investigaciones de Curicó, instancias que siempre dudaron de los detalles de este caso. También hay que saber por qué la joven inventó esta historia, pero por lo pronto tendría problemas familiares, amorosos y de trabajo.







Publicar un comentario

 
Subir