Junto con lamentar la pérdida del recinto religioso, que estaba abandonado después del terremoto del 27 de febrero de 2010, el gobernador provincial, Roberto González, afirmó que hay que aclarar cómo se iniciaron los focos de incendios que terminaron por reducir a cenizas la Iglesia San Francisco luego de que surgieran suspicacias de una, presunta, intencionalidad en el siniestro. La autoridad puntualizó que se deben despejar todas las dudas. “Se están investigando los motivos que pudieron haber originado el siniestro. Hay cámaras que periciar, hay algunas declaraciones que también hay que investigar y en ese sentido ojalá se pueda aclarar el origen de este incendio”, dijo.
El gobernador provincial recordó que había un proyecto para reconstruir el templo, pero que ahora habrá que replantear el tema.

Profundo pesar

La máxima autoridad de la provincia reconoció que es una muy mala noticia ver en el suelo un monumento histórico tan importante para la comunidad y que era un símbolo del sector de avenida España. “Para todos los que alguna vez asistimos acá a la iglesia San Francisco. Verla primero caer con el terremoto del año 2010 y ahora verla incendiarse. Tres focos que en el fondo consumieron todo lo que fue el patio central la iglesia, otro foco que consumió toda la nave central y por último el foco que terminó con lo que fue la casa parroquial”, indicó.



Publicar un comentario

 
Subir