Esta tarde, el concejo municipal de Curicó readjudicó los trabajos en el recinto religioso a la empresa Cimac Limitada por un monto de 351 millones  375 mil pesos y tendrá un plazo de 185 días corridos para terminar las obras. A favor votaron Leoncio Saavedra, Raimundo Canquil,  Sebastián Maturana, Sonia Maturana, Jaime Ahumada y Mario Undurraga, mientras que en contra se mostró Francisco Sanz y se abstuvo Jaime Canales.
No hay que olvidar que la última controversia se vivió el año pasado cuando se invalidó la licitación ganada por la empresa Digeco porque sus certificados de experiencia fueron cuestionados por el Serviu. La firma volvió a presentarse en este nuevo proceso, pero tuvo menos puntaje porque no pudo acreditar los documentos cuestionados.


Reacciones

El concejal Mario Undurraga justificó su voto a favor señalando que hay que separar las cosas, puntualizando que los tribunales tienen que hacer su trabajo y castigar si hay responsables. “Que quede claro, no es porque esté avalando el robo o mala gestión, eso está en un proceso judicial y siempre he separado las cosas. Hoy día tenemos que aprobar para que se termine la obra y terminar con el hazme reír de la ciudad”, mientras que el concejal Francisco Sanz votó en contra de la licitación debido a que aseguró que perdió la confianza en el proceso. “Lamento mucho que las explicaciones que nos dieron los abogados fueron hoy día mismo, por lo tanto, por falta de antecedentes rechazó”, acotó. 


Publicar un comentario

 
Subir