Dos ideas previas:

1. Lo que está ocurriendo, en materia sanitaria, política, económica y social no habría sido posible sin la presión social y ciudadana que se inicia el “18 de Octubre del 2019”. Por tanto, a no perderse en agradecer a políticos y parlamentarios que nos han Gobernado por 30 años y mantenido el modelo neoliberal que es la causa basal de tantas injusticias, desigualdades y mal trato que la minoría impone a la gran mayoría de los-as chilenas.  Bien por aquellos-as que, aunque sea a última hora apoyaron legislar para avanzar en el retiro del 10% de los fondos de pensiones para las personas que hoy sufren los embates de la cesantía o pérdida de parte de sus salarios.

2. El  objetivo final es el cambio de las AFP por un sistema solidario de reparto, con aporte tripartito y fondo de reserva técnica.  El retiro de fondos sólo se entiende como una medida de urgencia para  las personas más afectadas por las consecuencias económicas y laborales de la pandemia Covid-19, para que puedan acceder a recursos económicos que el Gobierno hoy les niega o los hace insuficientes y tardíos.
Por cierto que la votación, en la Cámara de Diputados, que permite iniciar un proyecto de ley,  es un primer paso  para avanzar a  un sistema no sólo de pensiones justas y dignas, sino que también es el comienzo de un proceso de cambios profundos y estructurales que nos permitan terminar con el modelo depredador neoliberal (que nos gobierna hace 47 años) e instalar un modelo de desarrollo económico, político, social y medio ambiental que tenga por centro al ser humano y su contexto integral y no, sólo, al mercado y su crecimiento económico.

El éxito del inicio del  proyecto de ley, aprobado con 96 votos (con 13 votos de la derecha, 9 de R.N. y 4 de la U.D.I.) es el triunfo de la ciudadanía y los jóvenes de Chile… del Movimiento No + AFP y la derrota, inicial, que sufre el modelo neoliberal. Este éxito, simbólico y parcial, no debe hacernos confiar, la lucha seguirá siendo muy dura, el poder económico (que tiene cooptado o capturado a muchos políticos y parlamentarios) no entregará sus privilegios e intentará por todos los medios seguir usufructuando del Estado Subsidiario y abusando como lo viene haciendo desde muchos años.
Entonces, ¿qué debe seguir haciendo el pueblo… el soberano…los movimientos sociales?
Lo iniciado el 18 de Octubre, con sus movilizaciones pacíficas multitudinarias debe continuar, la unidades o asambleas territoriales, de los estudiantes, de trabajadores-as, de colegios profesionales, en fin  toda la gente, deben continuar su trabajo de unidad y cohesión en las ideas y la acción.  En estos momentos cruciales, para avanzar en democracia participativa y directa, necesitamos de todos, incluidas las Fuerzas Armadas, Carabineros y la P.D.I. que deben ser garantes de la voluntad y necesidades del pueblo  y no de la voluntad e intereses de una  élite económica y política.

Finalmente, EL PLEBISCITO DEL 25 DE OCTUBRE, es una gran oportunidad  para cambiar la Constitución. Este cambio debe hacerse a través de LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE…. no de las  Convenciones Tramposas  y Antidemocráticas que nos plantea, como únicas opciones la Ley 21.200  (hay que leerla).  La Nueva Constitución, elaborada y ratificada por el pueblo, podrá abrirnos las puertas para construir el Chile justo,  humano y solidario que estamos exigiendo.





Moisés Lucero Guzmán

Ex Dirigente Regional y Nacional Colegio de Profesores

Publicar un comentario

 
Subir