A pedido de los alcaldes de Molina, Romeral y Teno,  la gobernación provincial de Curicó dispuso el cierre de las principales rutas hacia sectores cordilleranos “por toda la temporada de invierno”. Considerando el actual contexto marcado por el Coronavirus, se trata de una medida que busca impedir el desplazamiento de personas a zonas eminentemente turísticas, resguardando así “la salud de todos”. 

A no exponerse

Con ello se busca recalcar la necesidad de “mantenerse en casa”, evitando “innecesarios desplazamientos”, o bien “exponerse a un potencial contagio”. El gobernador, Roberto González, indicó que las resoluciones para el cierre de rutas corresponden a la K-275 (Radal Siete Tazas), la J-55 (hacia el sector de Los Queñes) y la J-25 (sector La Montaña de Teno). 


Publicar un comentario

 
Subir