El controvertido hecho el sábado recién pasado y tiene como protagonista al actual concejal Ernesto Bravo, quien calificó la situación como una persecución en su contra de la funcionaria de la seremía de Salud, Yasna Cortés, quien estaba a cargo de uno de los controles sanitarios instalados en  esa comuna costera de la provincia de Curicó. La autoridad comunal aseguró que, a su juicio, portaba todos los permisos para desplazarse libremente por la zona.

“Tanto del municipio que me da en mi función de concejal, dado por el jefe de control, y el permiso de candidato. Tercamente al único candidato que le cursó la infracción sanitaria es a mí. Lo considero algo inaudito”, sostuvo.

Faltó criterio

El concejal por Vichuquén puntualizó que “me dirigía a Licantén a conversar con Cristina Bravo (candidata a gobernadora regional) con el permiso respectivo y se me infraccionó igual. O sea no hay ningún criterio, solo hubo afán de entorpecer y ponerme trabas”.

Trascendió que la infracción se habría basado en que Ernesto Bravo no tenía en su poder la resolución de aceptación de su candidatura a la reelección que emite el Servel. A su juicio, faltó más empatía y comprensión en el actuar de la funcionaria de salud.



Publicar un comentario

 
Subir