Su presidenta, Erika Adasme, recordó que llevan harto tiempo tratando de hacer justicia, especialmente, en casos emblemáticos. “En plena pandemia estamos cumpliendo tres años como fundación, pues desde el 2011 ha estado a disposición de la comunidad, sirviendo como organización social”, dijo. 

Agregó que en ese periodo han tenido buenas noticias en tribunales. “A la fecha son innumerables logros de causas ganadas, de mediaciones hechas y con las ganas de seguir mirando hacia adelante y seguir sirviendo a la ciudadanía”, indicó.

Primeros en el país

La presidenta de la Fundación Justicia por Amor puntualizó que son una organización independiente y que han salido a flote solo con la energía de sus adherentes. “Nadie nos ha hecho ningún reconocimiento, ningún político, ningún alcalde de nuestra querida región. Nace aquí en Curicó la primera fundación en Chile víctima de negligencias médicas”, acotó.

Erika Adasme contó que tienen muchas expectativas y energía “para seguir luchando, sobre todo con el cambio de Constitución. Esperamos y queremos que nuestros parlamentarios trabajen en pos de lograr más justicia, ese ha sido nuestro fin y es nuestra meta hacia el futuro”. Además aprovechó de agradecer a los abogados que los han apoyado en los casos y a la comunidad con su respeto y empatía en general.



Publicar un comentario

 
Subir