Gracias a una gestión del municipio molinense, profesionales del Servicio Agrícola y Ganadero de Curicó se trasladaron a la villa San Alberto Hurtado, ubicada en calle Luis Cruz Martínez, (cerca del estadio de la comuna). Los expertos entraron a algunos inmuebles y sacaron muestras de termitas para ser analizadas.

La presidenta de la junta de vecinos, Emelina Pérez, afirmó que los resultados serán relevantes para ver los pasos a seguir en busca de una solución.

“Más o menos en una semana, nos van a mandar un informe con las características de esta especie para ver qué es lo que podemos hacer y, según el informe, la Municipalidad va actuar de alguna manera”, indicó.

“Absurdo”

La dirigente aseguró que están muy ilusionados con que el tema se resuelva lo antes posible, aunque contó que la empresa Malpo “a escondidas de nosotros se llevó una muestra de esta termita y eso hace como dos meses y todavía no hay respuesta”.

Tras conocer esa situación, Emelina Pérez se contactó con ejecutivos de la constructora en Talca, donde le dijeron que ellos  solo “podían arreglar lo que la termita se había comido y le echan silicona y con ese sellante la termita no podría entrar de nuevo, lo que me parece absolutamente absurdo”.

No hay que olvidar que varias casas se  han deteriorado, recordando que el complejo habitacional tiene 180 viviendas que están en peligro. Por eso mismo, los vecinos no descartan presentar acciones legales contra la empresa.



Publicar un comentario

 
Subir