A la joven se le perdió la pista tras terminar su turno en una empresa frutícola de Tutuquén y que luego de algunos días apareció sana y salva en Mejillones, donde se supo que nunca hubo un secuestro y que la joven llegó por sus propios medios al norte. El caso se registró a mediados de abril pasado y movilizó a las policías. Por tal motivo, el Ministerio Público informó que en los próximos días se formalizaría una investigación contra la mujer por el delito de obstrucción a la justicia.
Declaración
En total hermetismo, Bravo prestó declaración ante el Fiscal Jefe de Curicó, Miguel Gajardo, quien deberá decidir si la formalizará o no. De hacerlo, arriesga una pena que va de 61 a 301 días de presidio, que puede ser reemplazada, por ejemplo, por trabajos comunitarios. La joven, de 25 años, debió esclarecer algunas situaciones. Entre las claves por qué habría simulado un accidente cuando desapareció, por qué no habló antes de ser ubicada, tomando en cuenta el revuelo mediático de su caso, por qué viajó al norte, entre otras interrogantes. 


Publicar un comentario

 
Subir