Contrarreloj trabajan los laboratorios especializados en vacunas que quieren poner fin a la crisis sanitaria desatada por el coronavirus de Wuhan, y que cuenta en miles a los infectados en China.
Los científicos apuntan a crear una variante disminuida de la enfermedad que permita al organismo del ser humano defenderse contra el 2019-nCoV que se conoció el 11 de enero de este año.
De acuerdo al trabajo desarrollado por el Centro Nacional de Biotecnología con sede en Madrid, España, lo más complejo en la investigación es replicar el ADN del virus, pues se le encuentra en forma de ARN, molécula que no se puede cortar ni manipular.

Incierto panorama

Si bien China compartió la estructura del Coronavirus con los investigadores de todo el mundo, la solución apunta solo al testeo con ratones, según los experimentos que realiza el Imperial College de Londres.
Aún falta tiempo para probar vacunas contra el 2019-nCov en humanos y los cálculos más optimistas hablan obtener una hacia mediados de año, como señalan los investigadores de Inovio, farmacéutica con sede en Filadelfia, Estados Unidos.
Por ahora, la ciencia sólo entrega certezas sobre su origen (los murciélagos), su sintomatología similar al SAR o Síndrome Respiratorio Agudo y en la forma en que se contagia, es decir, vía aérea o bien a través del contacto con objetos o personas infectados.





  Carlos A. Krümel G.
       Máster en TIC
   Periodista 

Publicar un comentario

 
Subir